5 ritmos

contacta

próximos eventos

No hay eventos en la lista en este momento

5 RITMOS

En 5 ritmos la persona se concentra en el movimiento del cuerpo y la respiración , lo que facilita rápidamente alcanzar un estado meditativo y le permite sentir su integridad y conexión con el mundo.

La danza de 5 ritmos fue desarrollada por Gabrielle Roth (1941–2012) , quien fue una profesora de danza de fama mundial, directora de teatro, creadora de Mirrors. Gabriella investigó direcciones innovadoras en el arte teatral y sobre esta base creó esta técnica de danza en los años 60.

Esta práctica es una danza libre y espontánea. Cualquier persona a cualquier edad y con cualquier habilidad en el baile puede bailarlo.

Surgió bajo la influencia del chamanismo, la filosofía oriental, la terapia gestalt, el misticismo, la psicología transpersonal, el movimiento para el desarrollo de las habilidades humanas.

Esta práctica ciertamente puede llamarse espiritual : al mover el cuerpo, soltar el corazón y liberar la mente, los bailarines encuentran la unidad con su alma, una fuente de inspiración y posibilidades humanas ilimitadas. Gabrielle Roth dijo:

«La danza es el camino más rápido y más corto hacia la verdad. Nuestros ritmos crean una persona orgánica. Una persona es sólida, centrada, real. En general, la tarea de la práctica sigue siendo la misma: ver lo que está atascado y hacer que se mueva».

¿Qué es 5 ritmos?

Una de las expresiones más puras de la sintaxis somática es el ritmo. En relación con el cuerpo, el ritmo puede definirse como un «patrón de movimiento regular y repetitivo». Los patrones de movimiento repetitivos son estructuras somáticas profundas que pueden movilizar e integrar varias cualidades de conocimiento y procesamiento de información en nuestra mente somática. Diferentes ritmos pueden funcionar como «teclas de acceso» somáticas y «metaprogramas» que organizan patrones fundamentales de relaciones.

Al igual que diferentes tipos de ondas cerebrales en la corteza (alfa, beta, delta, theta, etc.) causan diferentes estados de conciencia en la mente cognitiva, los ritmos corporales crean diferentes estados de conciencia y diferentes experiencias en la mente somática.

Los 5 ritmos de Gabriela Roth son un buen ejemplo de cómo el ritmo y la sintaxis somática contribuyen a la transformación. Gabrielle Roth desarrolló el método después de muchos años de observar los movimientos de energía en las personas y en la vida. En el libro «Sweat Your Prayers» (1997), ella escribe: «La energía se mueve en ondas. Las olas son patrones en movimiento. Los patrones se mueven en ritmos. El ser humano contiene todo: energía, ondas, patrones y ritmos «.

Gabrielle distingue cinco ritmos: flujo, staccato, caos, letra y quietud. Estos ritmos forman un «metamodelo» de cambio y transformación. Estos «5 ritmos» expresan patrones arquetípicos de energía que surgen naturalmente en una secuencia determinada, formando algo así como un patrón u onda más extenso .

La práctica se basa en el dicho filosófico de que todo consiste en energías que se mueven de forma ondulada y rítmica. Basado en esto, Gabrielle obtuvo 5 ritmos en el baile:

  • Fluir
  • Staccato
  • Caos
  • Lirismo
  • Quietud

Estos 5 ritmos le permiten sentir y probarse en las cinco cualidades básicas del movimiento de la vida. Una ola típica dura de 45 a 90 minutos. Al mismo tiempo, son necesarios 10-20 minutos para cada ritmo. Durante la lección, el baile se desarrolla principalmente espontáneamente, sin instrucciones específicas o sin aprender ciertos movimientos. El profesor ajusta el tempo usando música que suena en grabación o en vivo. 

 ¿Para qué me sirve?

El hombre ha bailado desde la antigüedad. Estas han sido danzas rituales destinadas a invocar la misericordia de los semidioses, danzas de los vencedores en la batalla, danzas de chamanes, danzas del templo o en salones de baile. El danzar es tan antiguo como la humanidad misma, y el baile realmente acompaña toda nuestra vida. Después de todo, la música es el sonido a partir del cual comenzó todo. Ayuda a revelar nuestra esencia. Y casi sin pensarlo estamos fluyendo, volando en el baile, combinando nuestra energía con la energía de los sonidos de la música.

Sin embargo, a menudo nuestros movimientos están limitados por ciertas reglas de movimiento de un estilo particular de baile, o comenzamos a sentirnos limitados, estando bajo la mirada de extraños. O nuestra mente comienza a participar en el movimiento, intentando controlar el cumplimiento de ciertos requisitos de la danza y la sociedad. Esto nos cierra y solo el cuerpo y la psique participan en el baile. Se siente algún tipo de artificialidad, y el baile pierde su atractivo, y la persona no siente plena satisfacción, solo fatiga. Pero el baile de los 5 ritmos está llamado a revelar la naturaleza de nuestra alma. Esta práctica puede ser profundamente espiritual : al mover el cuerpo, soltar el corazón y liberar la mente, los bailarines encuentran la unidad con su alma, una fuente de inspiración y posibilidades ilimitadas para manifestar su ser creativo.

Beneficios de los 5 ritmos

  • Flow/ Fluir: Siguiendo este ritmo, fortalecemos la conexión con la tierra y la receptividad, inhalamos y nos unimos con nuestras experiencias en movimiento. Manteniéndonos en contacto con el cuerpo, con nosotros mismos, sintiendo nuestro propio flujo, sentimos una oleada de energía, como si una ola comenzara a formarse dentro de nosotros.
  • Staccato: Permaneciendo en tierra y siguiendo el ritmo fluido de la corriente, sentimos una oleada de energía; y el ritmo staccato surge naturalmente . Staccato es un ritmo «masculino», la ola continúa ganando fuerza y ​​sentimos la energía que se eleva en nosotros a través de una conexión profunda con nosotros mismos y con nuestro entorno. Pasando del movimiento continuo del ritmo del fluir al ritmo del staccato, el cuerpo comienza a darle a la expresión fluida de energía una cierta forma. Este es el «yang» complementario al «yin» de la corriente, la exhalación que sigue a la inspiración. La forma centrada de staccato incluye concentración, perseverancia y una definición clara de los límites. La falta de centrado, o «sombra», conduce a una falta de flexibilidad, provoca agresión y crueldad.
  • Caos: Los pies, el cuerpo y el corazón se mueven al unísono en ritmo staccato, el nivel de energía continúa creciendo y alcanza un punto donde la energía se vuelve difícil de contener. La estructura staccato se destruye, y surge un tercer ritmo: el ritmo del caos, como una ola de espuma, que alcanza un pico. En el ritmo del caos, nos rendimos, «soltamos» el cuello y la cabeza, dejando de percibirlos como estructuras especiales, separadas del cuerpo y la mente. La base del flujo, el coraje y la perseverancia del staccato nos llevan al caos, y nos rendimos por completo a los movimientos espontáneos del cuerpo. El caos te permite abandonar por completo los viejos patrones. Cuando sale la energía «congelada», experimentamos una renovación, una sensación como si nos refrescara el flujo de agua que fluye libremente a través de nosotros. La falta de enfoque, la «sombra» del ritmo del caos crea confusión, una sensación de pérdida de control o desbordamiento. Pero la función positiva del caos es que nos permite rendirnos por completo a la libertad de nuestra autoexpresión única en un ritmo lírico.
  • Lírico: El ritmo es el ritmo de la creatividad espontánea, la expresión de la verdad, la singularidad y la energía del momento presente. Tiene una conexión profunda y total libertad. A menudo es ligero y juguetón, como espuma después de que la ola rompe en la orilla, pero este ritmo puede tomar cualquier forma que exprese lo que experimentamos después de los primeros tres ritmos. Después de cimentar el flujo, el staccato y el completo abandono del control en el caos, el ritmo lírico nos devuelve a la naturalidad, la imprevisibilidad y el flujo libre de la vida. Al igual que el aire, el ritmo lírico no tiene una forma definida y, por lo tanto, puede encarnar cualquier forma correspondiente al momento. Pero si hemos perdido el contacto con nosotros mismos, pueden surgir lados «sombríos» del ritmo lírico: artificialidad, superficialidad o el deseo de escapar del momento actual.
  • Quietud: La ligereza y la libertad del lirismo conducen a un ritmo de quietud, como una ola que llega a la orilla. La quietud no es la ausencia de energía, sino la presencia completa de energía en una forma que nos permite mantener contacto con nosotros mismos y con lo que nos rodea, que es más grande que nosotros. Gabriela Roth cree que la quietud es el ritmo a través del cual nos abrimos al campo. El lado «sombra» de éste ritmo puede ocurrir si nuestro cuerpo y pies no están conectados a tierra, si hemos perdido el contacto con el momento actual o con una fuente de energía, y se manifiesta como letargo, la disociación, la pérdida de conexión con el cuerpo y la disolución en el campo. La quietud centrada es una disolución y, al mismo tiempo, una presencia completa: nos convertimos en el centro de movimiento asociado con todo el campo que nos rodea.

próximos eventos

¿más info? escríbenos!

15 + 7 =

Abrir chat
X