Mi cuerpo se encuentra cubierto de cicatrices.
Mi historia también.
Marcas que hoy son poesía en mi piel, pero un día fueron cuchillo rasgandome por dentro.
La belleza de mis pasos la modelaron las heridas antiguas.
Bendigo cada corte, y a quién lo infligió.
Tesoros escondidos tras cada puñal que rasgó la identidad de quien nunca fui.
Cicatriz que me recuerda que mis pasos un día erraron y sin embargo construyeron senderos bellos.
Cicatriz que me atestigua que nunca el dolor fue más grande que el milagro de volver a tejerme.
Cicatriz que es mía hasta el tuétano porque me regaló la libertad de saberme inmortal.

Abrir chat
X