La energía nutre, informa y conecta entre sí todas las partes del organismo
(células, tejidos, órganos, sistemas)
Permite la comunicación, organización y coordinación necesaria para el funcionamiento conjunto de todas las partes del sistema.

 

Cuerpo & Energía

Medición de la energía

Medicina Tradicional China

Hace alrededor de 5.000 años, los chinos descubrieron un sistema complejo de circuitos de energía que circulan a través del cuerpo.

Estos circuitos de energía, que se denominan meridianos, constituyen el eje central de las prácticas orientales de salud y forman la base de la acupuntura moderna, la digitopresión y una amplia gama de técnicas de sanación entre ellas las técnicas de liberación emocional EFT y sus variantes de tapping.

Cómo fluye

Esta energía fluye a través del cuerpo y es invisible al ojo humano. No se puede ver sin aparatos de alta tecnología, de la misma forma que no puedes ver la energía fluyendo a través de un aparato de televisión; sin embargo, sabes que está ahí por sus efectos. Los sonidos e imágenes son la evidencia permanente de que el flujo energético existe.

Por qué es importante

Las energías son sutiles, pero sus efectos no lo son en absoluto. Sin la energía circulando por nuestro organismo no sería posible ver, oir, oler, saborear, sentir, ni percibir de modo alguno. No sería posible el movimiento interno y externo de nuestro cuerpo. No podríamos pensar, hablar, alimentarnos, reproducirnos o respirar

El sistema energético de nuestro cuerpo está formado por un circuito de canales conocidos como meridianos a través de los cuales circula la energía.

Cuando el flujo energético es pobre, discontinuo o existen bloqueos en puntos del circuito tiene lugar en nuestro cuerpo una carencia de energía que es experimentado conscientemente como malestar emocional, físico o mental.

Sin esta energía la vida del cuerpo es totalmente imposible, es por ello que en las tradiciones orientales se le ha llamado “energía vital”

meridianos home

Si la vida de nuestro cuerpo depende de la energía, ¿tiene sentido que nuestra vitalidad esté íntimamente relacionada con el buen o mal funcionamiento de dicha energía en nuestro cuerpo?

La energía en acción


La energía es tan esencial para la vida del cuerpo como el agua lo es para la vida del bosque.

Los distintos organismos que conforman un bosque, ya sean vegetales o animales dependen del agua para sobrevivir. Para que exista un equilibrio vital en este medio el agua debe ser correctamente distribuida para que llegue a cualquier forma de vida que la necesite en cada rincón del entorno. Ya sea en forma de lluvia o de bruma, a través de corrientes subterráneas o mediante los ríos, el agua debe circular fluidamente para garantizar la vida y el equilibrio en el bosque.

Al igual que el bosque necesita que el agua que le da vida llegue a cada rincón donde sea necesaria, nuestro cuerpo necesita que la energía que lo mantiene con vida fluya libremente hacia cada órgano y cada célula que lo compone para que las diferentes partes del organismo puedan desempeñar sus funciones adecuadamente.

“El cuerpo tiende a sanar por sí mismo cuando se permite fluir libremente a la energía que lo mantiene con vida”.

Una de las formas en que el agua circula por el bosque es a través de los ríos. El agua de un río se mantiene pura cuando está en movimiento. Si un gran tronco cae en el río y queda atravesado impidiendo el paso del agua, ésta se estanca y comienza a pudrirse. Cuando ésto ocurre los peces y plantas de la zona enferman. Si retiramos el tronco permitiendo que el agua vuelva a fluir, la propia corriente de agua limpia el tramo y en unos instantes la zona afectada recupera el equilibrio de forma natural.

«La energía permite la vida en nuestro organismo. La vitalidad de nuestro organismo depende de la libertad con que la energía actúe en él»

El sistema energético de nuestro cuerpo está formado por un circuito de canales conocidos como meridianos a través de los cuales circula la energía. Cuando la energía circula de forma fluida y continua por este circuito llega a cada parte de nuestro cuerpo y experimentamos bienestar. Cuando el flujo energético es pobre, discontinuo o existen bloqueos en puntos concretos del circuito tiene lugar en nuestro organismo una carencia de energía que produce un desequilibrio. Este desequilibrio energético es experimentado conscientemente como malestar emocional, físico o mental. Y sólo es una señal que nos informa de que alguna de nuestras partes no está siendo “regada” por la energía vital.

“La causa de todas las emociones negativas es un trastorno en el sistema energético del cuerpo” Gary Craig

 

Cada experiencia de sufrimiento que hemos vivenciado ha dejado una huella de impacto emocional negativo en nuestra memoria. Ese impacto emocional queda registrado en nuestro sistema energético en forma de bloqueos o estancamientos de energía.

Huellas emocionales

Cuando experimentamos miedo o cualquier emoción derivada de éste nuestro sistema energético sufre una perturbación que queda registrada en el inconsciente y re-aparece cuando presenciamos o pensamos en el estímulo (situación, persona, sustancia) que lo provocó inicialmente.

La sintonización

EFT trabaja combinando simultáneamente las intervenciones psicológicas con las intervenciones energéticas. Al enfocarnos mentalmente o “sintonizarnos” con el problema aparecen en nuestro sistema energético los bloqueos de energía que nos hacen sentir mal respecto al asunto en cuestión

tapping-eft

El «tapping»

Mientras estamos enfocados estimularemos algunos puntos clave del sistema energético donde la energía está estancada, mediante el suave golpeteo con los dedos al que suele llamarse “tapping” para disolver los bloqueos asociados al asunto y re-establecer la estabilidad del flujo energético en nuestro sistema.
energia cuerpo

Liberación & Des-condicionamiento

Cuando disolvemos totalmente los bloqueos energéticos asociados al estímulo/problema y re-establecemos la libre circulación de la energía en su presencia des-condicionamos la respuesta automática de nuestro sistema energético ante el estímulo en cuestión y podemos relacionarnos con éste de una forma nueva, libre y equilibrada.

Ejemplo práctico

fobia a perros

Por ejemplo: Un perro me mordió a los 3 años de edad. Sentí miedo, angustia y frustración, y el flujo de energía que circula por mi cuerpo se paralizó en algunos puntos.
En el presente, cuando veo un perro mi sistema energético vuelve a manifestar los bloqueos energéticos asociados a ese estímulo (el perro), y yo vuelvo a sentir miedo, angustia y frustración, aún si no recuerdo aquella experiencia.
Mientras mi sistema energético siga perturbándose en presencia (real o imaginada) del estímulo seguiré experimentando las emociones asociadas a la experiencia inicial.

Abrir chat
X